El 24 de septiembre del 2009, se llevó a cabo la conferencia denominada “Implicaciones del tratado de libre comercio en la legislación laboral salvadoreña”, dictada por el Dr. Eduardo Tomasino, representante de país y Coordinador Regional del Programa Regional de USAID Fortalecimiento de la Justicia Laboral para CAFTA-DR.

Durante la conferencia se abordaron temas sobre la protección y el fortalecimiento de los derechos fundamentales de los trabajadores, cómo ofrecer un efectivo cumplimiento, logrando cooperación en materia laboral, cómo crear puestos de trabajo con mejores condiciones laborales para mejorar las circunstancias de vida de la masa de trabajadores de la región. Asimismo, se explicó en detalle el cumplimiento a los compromisos internacionales, cuyo extracto está contenido en el preámbulo del CAFTA-DR, teniendo como marco principal el tratado, los principios y las reglas relativas al trato nacional, al trato de nación más favorecida y la transparencia, garantizando, por lo tanto, la adopción de todas aquellas medidas necesarias para hacer efectivas todas las disposiciones de dicho Tratado, incluyendo la observancia por parte de los Gobiernos estatales.

Partiendo de lo anterior se analizó el Capítulo 16, que contiene la normativa laboral que compete en forma directa al tema de la conferencia Implicaciones del Tratado de Libre Comercio en la Legislación Laboral Salvadoreña. Según el Dr. Tomasino, este capítulo contiene 8 artículos, los cuales están impactando en gran manera a la legislación salvadoreña. El capítulo persigue en su inclusión que las cláusulas sociales brinden la posibilidad de las ventajas emanadas de este tipo de tratados, estableciendo así normas mínimas o equitativas de trabajo.

Una de las conclusiones a las que se llegó, y quizá la más importante, fue la de que se debe garantizar un verdadero acceso a la justicia laboral, que de lograrse, el país estaría cumpliendo con uno de los grandes retos y con exigencias que el sector trabajador ha venido reclamando y de los cuales los responsables se han hecho los sordos. Creer que el Tratado de Libre Comercio CAFTA-DR ha servido para reconciliar el trabajo con el capital, términos en sí como excluyentes, que siempre han sido o que tradicionalmente así se han percibido, efectivamente no pasan de ser una percepción, pues en la realidad, los reclamos de los trabajadores contra el Tratado siguen existiendo, y con justificada razón; y como ya se ha dicho, la principal causa del rechazo de los trabajadores es el privilegio hacia el comercio, pasando a segundo plano los derechos laborales.